Síguenos en

LMP

ARMANDO RÍOS, PELOTERO QUE ‘ENCANTÓ’ A GUASAVE

El boricua tuvo gran paso con Algodoneros en México.

El Jonronero

Publicado

en

PRENSA ALGODONEROS (Nota: Rubén Benítez. Foto: Cortesía)

GUASAVE.- La historia de la Liga Mexicana del Pacífico ha sido basta en relación a jugadores estelares que han jugado en ella, pero el contexto se hace más notable, cuando determinado elemento se identificó tanto con la ciudad sede, que fue más allá de lo realizado en el terreno de juego.

Uno de los jugadores que reúnen las características antes mencionadas, fue el nativo de Santurce, Puerto Rico, Armando Ríos, quien defendió la causa de Algodoneros de Guasave durante tres temporadas en la LMP (2005-2006, 2006-2007 y 2007-2008), dejando un grato sabor de boca en la afición por lo realizado en el campo.

Pero lo relevante, es que el nativo de la Isla del Encanto, junto a su familia, se dio a la tarea de realizar labores altruistas en Guasave, en favor de la niñez principalmente, al recabar fondos para regalar juguetes, además de algo nunca antes visto, que fue el hecho de rentar de manera completa el único cine que en ese entonces había en la ciudad, para llevar a muchos pequeños a una función especial, en un Día de Reyes.

Ríos accedió a una entrevista con Algodoneros, para dar a conocer diferentes puntos de vista, relacionados a su etapa como jugador del “Fuego Azul.

SU EXPERIENCIA CON ALGODONEROS

Ríos recuerda grandes cosas de su experiencia con Algodoneros, en temas como la ciudad, la afición y otros detalles.
“Antes que nada quiero mandarle un cordial saludo a toda la afición de Guasave, y puedo decir que mi experiencia fue excelente, ya que por eso volví tres años. Con la afición y con mi familia, viví grandes momentos, ya que recaudamos fondos para varias actividades, sobre todo en beneficio de los niños.

“Ya en el campo, pues la gente exigía mucho, querían que el equipo ganara, y que todo aquel jugador que no rindiera se fuera a su casa, pero afortunadamente, con su apoyo pudimos llegar varias veces a los playoffs. Te cuento que allá en Guasave hice tremendas amistades, que aún recuerdo”, dijo Ríos.

ESTUVO A PUNTO DE JUGAR CON TOMATEROS

En la temporada 2005, Ríos no pudo jugar en su país, lo cual dio pauta para que su agente le buscara acomodo en otros circuitos de la Confederación del Caribe.

Armando comenta que su primera opción para venir a jugar a la LMP era Tomateros de Culiacán, sin embargo, una charla con un amigo suyo, cambió el destino.

“Yo estaba para ir a México a jugar con Tomateros, pero en una charla con un amigo, me explicó cómo era la vida en Culiacán, y conociendo que yo soy una persona tranquila, que me gusta estar en casa, me recomendó que fuera a Algodoneros, ya que ahí me iba a identificar con la comunidad, y así fue como mi agente negoció la ida a Guasave”, explicó.

NO SE EQUIVOCÓ EN IR A GUASAVE

Ríos, recuerda muchas cosas de Guasave, y comenta que como se lo dijeron, el “click” que hizo con la ciudad y su gente, fue inmediato.

“Recuerdo que llegué a una ciudad pequeña, no había muchos comercios grandes, como Walmart, Burger King, así como estamos acostumbrados en Puerto Rico y Estados Unidos, pero sí había mucha comida típica de casa, que nos encantó.

“Recuerdo al gimnasio que iba. Al dueño José y a su esposa, quien cocinaba delicioso, y una vez que terminaba de hacer pesas, ahí comía con ellos de manera estupenda”, manifestó.

SU LABOR ALTRUISTA

Durante su etapa de jugador de Algodoneros, Ríos y su familia, dieron su aporte a la sociedad guasavense, en un gesto que muy poco se ve con los diferentes jugadores que ocupan las plazas de extranjeros, en las franquicias de la Liga Mexicana del Pacífico.

Armando relató la labor que hizo para un Día de Reyes en Guasave, además, de también contribuir con el asilo de ancianos.

“Recuerdo que una actividad que hicimos con los niños para el Día de Reyes. Aporté una cantidad de dinero y recabé otra para alquilar el cine completo. Al finalizar la función les dimos regalos a todos, y la satisfacción que me quedó fue el ver la cara de alegría de esos pequeños, que cuya mayoría, nunca habían ido a un cine.

“También recaudamos fondos para comprar sillas de ruedas y tanques de oxígeno, los cuales llevamos a un asilo de ancianos, porque se necesitaban, y puedo decir que fue una etapa inolvidable”, apuntó.

ALGODONEROS REINVENTÓ SU CARRERA

Cuando Armando llegó a Algodoneros, ya venía de hacer una tremenda carrera en Grandes Ligas, con equipos como Gigantes de San Francisco, Piratas de Pittsburgh y Medias Blancas de Chicago, por eso menciona, que el hecho de haber venido a Algodoneros, impactó de manera positiva a su trayectoria.

“Llegar a Guasave impactó de manera positiva mi carrera, sobre todo en la cuestión mental, ya que estaba en la etapa final de la misma. Ya después de eso, aunque no hice muchas cosas en Estados Unidos, sí me ayudó a proyectarme para otras partes del mundo, inclusive gracias a eso jugué en México en Liga Mexicana de Verano”, apuntó.

REPRESENTÓ A MÉXICO EN LA SERIE DEL CARIBE

Ríos tuvo un buen desempeño con Algodoneros en la temporada 2007-2008, al batear para .325 con seis jonrones y 35 carreras remolcadas, lo cual le valió ser tomado como refuerzo para la Serie del Caribe por Yaquis de Ciudad Obregón, logrando así algo impensable, que fue representar a un país diferente al suyo, en el clásico de febrero.

“Otra cosa que me ayudó el haber jugado con Algodoneros, fue que tuve la oportunidad de haber jugado en la Serie del Caribe con México, ya que en Puerto Rico no hubo liga ese año (2007-2008), pero fue una experiencia inolvidable.

“En el campo no tuve la mejor serie, pero al cabo del tiempo me alcanzó para ser reconocido este año, al entrar al Salón de la Fama de Series del Caribe, junto a personajes importantes de la pelota caribeña”, mencionó.

La Clase 2020 de entronización para Serie del Caribe se celebró en Puerto Rico el pasado mes de febrero, y en la misma, entraron 12 nuevos miembros, que fueron James “Buster” Clarkson, Bob Thurman, Julio Valera, Luis Sojo, Baudilio Díaz, Alfonso “Chico” Carrasquel, Armando Ríos, y Roberto Vargas. También los directivos Humberto Oropeza, Oscar Prieto y Rubén Mijares, así como Dionisio Acosta, quien fue líder sindical de peloteros.

SUS COMPAÑEROS Y EL NIVEL DE LA LMP

El boricua recordó a varios de sus compañeros con Algodoneros, además de reconocer que el nivel que vio en la Liga Mexicana del Pacífico, fue altamente competitivo.

“Recuerdo a todos mis compañeros, entre ellos a Mario Valenzuela y Mario Valdez, a quienes conocí en el beisbol de Estados Unidos, pero hice muy buena amistad con todos, no quiero decir nombres, porque con todos compartí, y aunque eran jóvenes, me siento bien porque aporté a que sus carreras tuvieran un mejor desarrollo.

“Eso fue un gran factor, ya que el nivel de la Liga es súper, hay muchos jugadores de Grandes Ligas, y otros de gran talento, que, aunque no pudieron firmar para Estados Unidos, son grandes competidores, y ante ellos me enfrenté, a pesar de que ya no estaba en mi mejor momento en el beisbol”, expresó.

SUS MEJORES MOMENTOS CON ALGODONEROS

Hablar de sus mejores momentos con Algodoneros, Armando señala que fueron muchos, pero hay algunos que no se dieron precisamente en el terreno de juego, y son inolvidables para él y su familia.

“Uno de mis mejores momentos fue del lugar donde vivía, que fue en el Hotel Sembrador, ya que ahí compartía con la gente del hotel, con los empleados que me invitaban a sus casas a comer platillos muy buenos como ceviche de camarón, caldos de pescado. Me gustaba mucho ver la felicidad con la que ellos vivían; hoy en día todavía me comunico con algunos porque hicimos una buena amistad.

“También socialicé mucho con la gente de los restaurantes que visitaba a menudo, ya que hay mucha hospitalidad en la ciudad”, expuso.

SUS LABORES DE HOY EN DÍA

Una vez retirado, Ríos hizo trabajos diversos, pero desde hace año y medio es agente de peloteros profesionales en una gran compañía de marketing deportivo,

“Hoy en día trabajo en Estados Unidos para la empresa Octagon, que se dedica al marketing deportivo y a representar jugadores en diferentes deportes. Soy agente de peloteros de Grandes Ligas, y me gustaría ir a México a reclutar talento para ayudar a los muchachos a que jueguen en el máximo nivel”.

¿LE GUSTARÍA REGRESAR A GUASAVE?

En el desarrollo de la entrevista, se notó el amor de Armando por Guasave, por eso fue que se le cuestionó que si le gustaría regresar a esta tierra.

“Me encantaría regresar a Guasave, aunque es un viaje muy largo, pero vale la pena, sobre todo por la gente y por la comida. Me hice adicto a la horchata de coco, a los tacos, pollos asados, al sushi, así como las costillas que vendían frente al hotel El Sembrador; mis hijas, aunque eran pequeñas, las recuerdan como las más deliciosas que han probado, así que es seguro que voy a volver”, dijo.

EL MENSAJE A LA AFICIÓN

En su mensaje final dedicado para la afición de Guasave, Armando tocó varios puntos importantes, que servirán de reflexión.

“Primeramente felicito a la afición porque tienen de regreso el beisbol, y les pido que sean pacientes, que respeten al pelotero, jugar beisbol no es fácil, así que de ellos depende la clase jugadores que Algodoneros pueda tener, ya que todo se riega, y si hay jugadores que son abucheados cuando les va mal, ellos pasan la voz y entonces muchos jugadores de calidad en caso de ser contratados, no van a querer ir porque tienen el antecedente.

“Les pido que disfruten al beisbol, que le hagan el trabajo más fácil a la gerencia para que contrate buenos jugadores, lo cual estoy seguro que va a pasar, ya que en Guasave la gente te hace sentir bien tanto dentro como fuera del terreno. Dios me los bendiga a todos y pronto nos vemos por allá, ya que de que voy a volver… voy a volver”, puntualizó.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LMB

JORGE FITCH, UN HISTÓRICO DEL BEISBOL MEXICANO

Bambino Sedano

Publicado

en

Jorge Fitch nació en 1934 en Navolato, Sinaloa, pero creció en Tijuana, Baja California. En la adolescencia mostró grandes aptitudes para el beisbol, el basquetbol y el futbol, en donde fue un gran portero, pero al final se inclinó por el rey de los deportes.

Desde sus inicios como pelotero jugó como parador en corto, inspirado en las hazañas de Phil Rizzuto, legendario short stop de los Yankees de Nueva York en los años 40 y 50.

Al inicio de su carrera Jorge Fitch jugó en la Liga Central con los Mineros de Fresnillo.

En 1957 fue firmado por la organización de los Tigres de México y debutó en la Liga Mexicana de Beisbol. En 1960 fue cambiado a los Pericos de Puebla, ciudad en la que forjó su leyenda.

Los Pericos de Puebla disputaron cuatro finales entre 1961 y 1965. En 1963 Jorge Fitch, junto a Miguel Sotelo, Moisés Camacho y Ronnie Camacho, y bajo las órdenes de Tony Castaño, le dieron el título de la LMB a la novena poblana. Fitch era uno de los líderes de aquellos Pericos: era el que siempre alentaba a sus compañeros.

Como dirigente hizo campeones a los Tecolotes de Nuevo Laredo en 1977 y a los Ángeles de Puebla en 1979.

En la Liga Mexicana del Pacífico destacó con Naranjeros de Hermosillo, Yaquis de Ciudad Obregón y Mayos de Navojoa.

Fue entronizado al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en 2001, junto a Pedro ‘Charrascas’ Ramírez, Rodolfo Sandoval y Jack Pierce.

Continuar leyendo

LMP

ALGODONEROS DE GUASAVE PROMUEVE EL BEISBOL EN NIÑOS ESPECIALES

El Jonronero

Publicado

en

PRENSA ALGODONEROS (Nota: Rubén Benítez. Fotos: Fausto Rodríguez. Producción: Alejandra Félix)

GUASAVE.- Todo un ambiente de fiesta de vivió en el terreno de juego del estadio Francisco Carranza Limón, al arrancar de manera oficial los entrenamientos de los Súper Algodoneritos, esta mañana.

La práctica estuvo llena de alegría.

Este programa forma parte de la labor social que Algodoneros de Guasave trae para la comunidad, y que consiste en darles instrucción a los pequeños con capacidades diferentes, con la finalidad de que ellos sientan en carne propia las emociones que solo el beisbol puede brindar.

Las rolas en el cuadro fueron bien trabajadas.

Los instructores Alejandro Vázquez y Salvador Patrón, estuvieron casi una hora mostrando a los niños la manera en la que se agarran las rolas en el infield, las técnicas de bateo, así como el calentamiento del brazo, la vuelta al cuadro, entre otros detalles más.

El primer peloterito en llegar al estadio fue Emmanuel Castro Cervantes, quien con su uniforme bien puesto y con muchas ganas le tocó batear y tirar, al igual que a los pequeños Jesús Gabriel López Garibaldi, Jesús Gilberto Cuadras Pinto y Jesús Alfonso Chávez Batiz, quienes juntos con sus padres y entrenadores, pasaron una mañana agradable.

Tremendo tiro hace el segunda base.

Un agradecimiento muy especial, merecen los voluntarios estudiantes de la Universidad Autónoma de Occidente, por haber apoyado en todo durante el entrenamiento, ya que aparte de apoyar en el calentamiento, también ofrecieron terapia y acondicionamiento físico para los asistentes.

El bateo fue una instrucción que gustó mucho.

Cada miércoles, en punto de las 10:00 horas este equipo entrenará con el fin, primero de divertirse, y enseguida de perfeccionar su juego a tal grado de que los lleve a tomar parte en el torneo estatal de la especialidad, que será en verano.

Continuar leyendo

LMP

MARIO VALENZUELA: UN JUGADOR DE ENTREGA

El Jonronero

Publicado

en

PRENSA ALGODONEROS (Nota: Rubén Benítez. Fotos: Fausto Rodríguez/ Cortesía. Producción: Alejandra Félix)

GUASAVE.- En el beisbol Mexicano han pasado muchos jugadores que gracias a la entrega y al profesionalismo que demostraron tanto dentro como fuera del terreno de juego, tuvieron tientes de ídolos.
Con Algodoneros de Guasave hubo, y hay, muchos elementos de esa manufactura, pero de quien hablaremos en este artículo, dejó una muy buena imagen en la afición.

Su nombre: Mario Valenzuela, quien jugó nueve temporadas con Algodoneros, haciendo un trabajo excepcional, que ayudó a que el equipo estuviera en los primeros planos.

SU CARRERA

Mario Valenzuela Osuna nació en Isla San Marcos, Baja California Sur, el 10 de marzo de 1977, y comenzó su carrera profesional en 1996, año en el que fue firmado por Medias Blancas de Chicago.
Con esa organización debutó en la Liga de Novatos, en la que jugó 21 juegos, bateando un jonrón y remolcando ocho carreras.

En 1997 jugó en México con Saraperos de Saltillo, para luego volver con la organización de Chicago en 1998.
Ya en el 2001 dio el brinco a Triple A, con Charlotte, club con el que bateó 10 jonrones y produjo 26 carreras,
Del 2011 al 2004, siguió el proceso de Ligas Menores, antes de regresar a México, con Saraperos en el 2005.

SU LLEGADA A LA PELOTA INVERNAL

Mario hizo su debut en la que hoy es llamada Liga ARCO Mexicana del Pacífico en la temporada 1997-98 con Tomateros de Culiacán, organización con la que estuvo hasta la campaña 2003-04, ya que un año después (2004-2005), llegó a Algodoneros, para así mostrar su consolidación como jugador.

SU CONSOLIDACIÓN CON ALGODONEROS

Tras rendir una buena temporada con Algodoneros, en el torneo 2005-2006 llegó su consolidación como jugador, ya que gracias a sus buenos números se convirtió en un consentido de la afición.

Y es que tuvo una campaña redonda con un promedio de .310 con 16 jonrones y 48 carreras remolcadas, números con los que ayudó a Algodoneros a llegar a la gran final de esa fabulosa campaña.

La ofensiva de Valenzuela fue importante para Algodoneros.

En la primera vuelta, Guasave quedó en segundo lugar con marca de 19-16, cosechando siete puntos, tomando en cuenta que la repartición de unidades era de manera descendente del 8 al 3, de acuerdo al lugar en el standing, con ocho equipos en participación.

Mayos de Navojoa fue el líder de la parte inicial; ya para la segunda vuelta, dando una gran batalla, pero bajando ligeramente su rendimiento, Algodoneros quedó en el quinto lugar con 17-16, cosechando cuatro unidades.

La campaña inició el 11 de octubre, y al llegar al 30 de diciembre, con sus 11 puntos obtenidos de manera general, Algodoneros quedó en segundo lugar con récord de 36-32.

UN PLAYOFFS LLENO DE EMOCIONES

Una vez que llegó el año 2005, también llegaron los playoffs de la LMP, y el líder general de la campaña, Mayos de Navojoa despachó 4-1 a Tomateros de Culiacán, mientras que Algodoneros despachó 4-2 a Cañeros de Los Mochis.
Naranjeros de Hermosillo superó 4-2 al entonces campeón vigente Venados de Mazatlán, que se coló a semifinales en calidad de “mejor perdedor”.

 

Mario jugó nueve temporadas con Algodoneros. En la foto platica con Manny Rodríguez.

En las semifinales, a Algodoneros le tocó Naranjeros, al que en una trepidante serie eliminó 4-3 para así pasar a la gran final.

Mientras eso pasaba, el comodín, Venados dejó fuera al súper líder, Mayos, al ganarle 4-2.

LA GRAN ATRAPADA DE VALENZUELA

En la final, Algodoneros se vio las caras contra Venados, y aunque opuso una gran resistencia, cayó ante los porteños, que en ese momento se convirtieron en bicampeones.

La serie comenzó en Guasave, y Venados ganó los dos primeros duelos, sin embargo, el tercero, fue de emociones inmensas, ya que Algodoneros sacó la victoria, gracias a una tremenda atrapada en el jardín derecho de Mario Valenzuela, a batazo de Freddy Sandoval.

Esta fue la gran atrapada de Mario en la final contra Venados.

Ese engarce de Mario fue catalogado como el mejor del año, ya que, tras brincar sobre la barda, sacó la pelota del otro lado, para así asegurar el triunfo, que sería el único que Guasave lograría en la final.

La campaña cerró el telón el 26 de enero, con Venados como bicampeón, y Algodoneros, como segundo lugar.

Esa temporada, Algodoneros tuvo dos líderes. En juegos ganados, con nueve, a Spike Lundberg, y al mejor en salvamentos, con 18, Dale Thayer, quien empató en el rubro con Scott Chiasson, de Mayos.

EL GRAN MOMENTO EN EL CLÁSICO MUNDIAL

Mario Valenzuela tuvo un gran momento en el año 2006, ya que aparte de haber jugado la final de la LMP y ya estar de regreso con Saraperos de Saltillo, fue convocado para el equipo mexicano que jugó en el primer Clásico Mundial de Beisbol de historia.

Mario fue parte de un tremendo equipo, que, dicho sea de paso, no avanzó a la siguiente ronda, pero sí hizo un gran “travesura”, al haber eliminado al anfitrión Estados Unidos.

Los aztecas superaron 2-1 a los “gabachos”, en un juego clave que se celebró en el Angel Stadium, de Anaheim, la tarde del 16 de marzo del 2006.

Estados Unidos necesitaba ganar para avanzar, y en ese duelo se enfrentaron el estelar Roger Clemens ante la entonces joven promesa Óliver Pérez, quien después de convirtió en toda una realidad.

En la tercera entrada, Mario Valenzuela le sacó una línea por el derecho a Roger Clemens, la cual a todas luces fue un jonrón, sin embargo, el ampáyer Bob Davidson, decretó que el batazo era doble, pese a que la bola pegó en el tubo que divide la zona de fair con la de faul, y que por regla debió de haberse marcado cuadrangula

Continuar leyendo

Tendencia

Copyright © 2020 El Jonronero. Todos los derechos reservados, sitio por trost.mx.