Síguenos en

CHEPE ON DECK

DUSTY BAKER Y SU PASO POR EL BEISBOL MEXICANO

Chepe Zazueta

Publicado

en

John B. Baker, mejor conocido como “Dusty” Baker, quien ha sido uno de los grandes managers que ha tenido el béisbol de las grandes, tiene una conexión que pocos conocen con el béisbol mexicano.

Fue en el año 1970, a sus tiernos 21 años, cuando este pelotero, que ya había debutado en las grandes ligas curiosamente con los Bravos de Atlanta en 1968 cuando tenía tan solo 19 años, vino a jugar pelota a tierras aztecas; con Los Yaquis de Ciudad Obregón.

“Para mí, la Liga Mexicana del Pacífico ha sido la liga de mayor dificultad para batear. Me lanzaban picheo rompientes en cualquier conteo y desde todos los ángulos del brazo”.

“En México, me tocó ver jugar al que considero a uno de los tres más grandes bateadores que ha tenido el béisbol en toda su historia, ellos son: Hank Aaron, el japonés Sadaharu Oh y el mexicano Héctor Espino”. Ha señalado en más de una entrevista, Dusty Baker.

Con los Yaquis de Ciudad Obregón, Dusty Baker, participó en 33 juegos, 130 turnos al bat, 34 hits, 5 dobletes, 3 jonrones, 17 producidas, 14 bases , 22 ponches y promedio de bateo de .262.
Dusty Baker, con 72 años y 133 días de edad, será el segundo manager más longevo que dirigirá en una serie mundial. Solo superado por Jack MacKeon que a los 72 años y 359 días dirigió y ganó la Serie Mundial para los Marlines de Florida en el años 2003.

Apenas el 9no manager en llegar a serie mundial en ambas ligas y 1er mananger en llevar a play offs a 5 diferentes equipos; que son los 5 equipos que ha dirigido: San Francisco, Chicago, Cincinnati, Washington y ahora a Houston. Tiene una serie mundial, la perdió en el 2002 contra los Angels. Tiene 1987 triunfos como manager, por 1734 derrotas y tres veces ha sido nombrado manager del año.

Como jugador fue bastante bueno: 2 juegos de estrellas, una serie mundial ganada en 1981, ganó un guante de oro en el ’81, dos bates de plata y su paso por Liga Mexicana del Pacífico, que la recuerda como la liga más difícil para batear.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CHEPE ON DECK

Humberto “lobito” Saiz, ¿Tendrá una tercera oportunidad en LMP?

Chepe Zazueta

Publicado

en

Humberto “lobito” Saiz, es integrante de la dinastía más afamada de ampayers en el béisbol mexicano.
Su padre, Víctor Saiz, es integrante del salón de la fama del béisbol mexicano que se encuentra en Monterrey, Nuevo León. Sus tres hijos han sudo jueces en el béisbol profesional mexicano: Víctor, Humberto y Alfonso Saiz.

Sin embargo, Humberto “lobito” Saiz, le dio un duro golpe a su dinastía, al ser sacado por elementos de seguridad, del estadio Teodoro Mariscal, de Mazatlán, Sinaloa, durante el duelo Venados frente a mayos, en aparente estado de ebriedad y luego de haber estado haciendo gestos obscenos al público.

“El lobito” Saiz, ha sido el único ampáyer en el béisbol mexicano que ha trabajado por cinco décadas; inició su carrera a principios de los años ochenta. Ha sido ampáyer en 19 series del caribe.

Alfonso “el charro” Márquez, ampáyer mexicano que trabaja en las grandes ligas de los Estados Unidos y quién acaba de estar en la pasada serie mundial, nos dijo en una ocasión en entrevista: “Humberto Saiz, es mejor ampáyer que varios que actualmente se encuentran en las grandes ligas; la barrera del idioma ha impedido que Humberto trabaje en el más alto nivel”.

A esa barrera del idioma, el no manejar lo suficientemente fluido el idioma inglés, habría que agregarle que la vida de Humberto Saiz ha sido manchada por estos actos de indisciplina. Ya que años atrás estuvo suspendido de Liga Mexicana del Pacífico por fallar en un examen antidoping.

La LMP, emitió un boletín suspendiendo indefinidamente a Humberto Saiz. Quién a su vez ya se disculpó públicamente por lo ocurrido en el estadio Teodoro Mariscal.

He aquí un interesante punto de inflexión en la vida de la LMP, para demostrar que es un circuito regido por el orden y la disciplina. Y para Humberto Saiz, también. Demostrar con hechos su real arrepentimiento y no de dientes para afuera.

¿Tendrá una tercera oportunidad? Amanecerá y veremos.

Continuar leyendo

CHEPE ON DECK

14 inmortales de Cooperstown han pasado por el béisbol de la costa del Pacífico

Chepe Zazueta

Publicado

en

Con la elección de Tony Oliva y Orestes “minnie” Miñoso, subió a 14 la lista de peloteros que han jugado en el béisbol de la costa del pacífico mexicano.
En 1945, Bob Lemon y Whitey Ford, vieron acción con Hermosillo y Mazatlán respectivamente. Whitey Herzorg, también jugó en esos ayeres con Obregón y Navojoa.

Estas estrellas de las ligas negras jugaron para Obregón en la vieja liga de la costa: Ray Dandrigde, Willie Wells, Buck Leonard y Ray Brown.
En 1973, Dave Winflied, jugó para Obregón. En 1978, el gran Rickey Henderson, el líder de todos los tiempos en bases robadas y anotadas en las grandes ligas, no solo jugó, sino fue campeón con los Mayos de Navojoa. Frank Robinson, el primer manager negro en dirigir en las grandes ligas, dirigió a los Tomateros de Culiacán.

El canadiense Larry Walker, en 1987 jugó para los Naranjeros de Hermosillo y en 1991 Mike Piazza para los Águilas de Mexicalli.

Y ahora Tony Oliva y Minnie Miñoso. El primero, cuando jugó con los cañeros hizo lo que quiso en solo un mes de temporada, bateó .385 con 12 jonrones y 29 impulsadas. En el caso de Miñoso, cuando jugó para Naranjeros de Hermosillo en 1966, se le recuerda porque paró la racha de 6 campeonatos de bateo consecutivos que traía el Superman de Chihuahua, Héctor Espino González.

Con orgullo podemos decir que tuvimos la fortuna de ver jugar algunos de estos monstruos de la pelota; incluso entrevistar algunos de ellos. A Tony Oliva como manager algodonero y Minnie Miñoso, en su ceremonia de entronización al salón de la fama del béisbol mexicano. ¡Que orgullo!.

Continuar leyendo

CHEPE ON DECK

¿HABRÍA QUE ESPERAR UN DECESO?

Chepe Zazueta

Publicado

en

JC RAMIREZ

Mis respetos amigas y amigos. Luego de ver como un lanzador más recibe un pelotazo en la cabeza, hablamos de Juan Carlos Ramírez, picher de Tomateros de Culiacán de la Liga Arco Mexicana del Pacífico. Pareciera que el béisbol espera un deceso de algún lanzador para tomar medidas de seguridad serias en favor de los pichers.

Lo decimos porque hasta que un coach de base, ¿lo recuerdan?, Mike Coolbaugh, en el béisbol de las menores en el año 2007, hasta ese entonces ingresó la regla de los coaches de base deberían utilizar casco.

Ha habido pichers golpeados por una pelota bateada mientras lanzan con múltiples fracturas en su rostro, que han perdido un ojo, o han perdido su carrera por el daño psicológico que esto les ocasiona; pero no ha habido decesos. Esperamos entonces a que haya un deceso para que el béisbol tome medidas.

Lo mismo pasó con el uso de esteroides anabólicos. Era un secreto a voces el uso de estas sustancias en el béisbol. El béisbol se hacía de la vista gorda. José Canseco “los ventaneo” con su famoso libro y ahora si entraron las restricciones.

Por cierto, también en el robo señales de los Astros de Houston con el uso de la tecnología. Los reportes indicaban que no eran los únicos, Yankees, Medias Rojas, entre otros tenían sus técnicas para robar señales. Un lanzador, Mike Fiers, que estuvo con los Astros del 2017, reveló la trampa y hasta entonces MLB reaccionó.

Gracias a Dios Juan Carlos Ramírez, lanzador de Tomateros de Culiacán, se repone en un hospital de Hermosillo, Sonora, del pelotazo que recibió en la cabeza, luego de la línea bateada por Adison Russell, al parecer no hubo daño mayor más que el susto.

El deseo, con la ayuda de Dios es que su recuperación siga viento en popa. Y luego de eso, esperemos que muera un picher de un pelotazo en la cabeza para que se tomen medidas de seguridad.

¿Qué medidas?, el uso del casco ha ayudado en el béisbol ¿no? No quiero imaginar la cantidad de bateadores que habría con severos daños si el béisbol se jugara sin este aditamento.

Que es incómodo para los pichers lanzar con un casco. Imagino que debe de ser más incómodo ver como los pichers quedan inertes en el terreno de juego luego de un pelotazo o pasan semanas recuperándose; o nunca se recuperan.

Además, de no creerse. En Estados Unidos que tanto presumen los aparatos que mandan a quién sabe que Galaxia y no poder fabricar un casco “más cómodo” para lanzadores.

Entonces, “mejor”, esperamos un deceso de algún lanzador por un pelotazo en la cabeza, para tomar medidas.

Gracias y como siempre mis respetos.

Continuar leyendo

Tendencia

Copyright © 2020 El Jonronero. Todos los derechos reservados, sitio por trost.mx.