Síguenos en

Grandes Ligas

JIM ABBOTT, UNA FIGURA ÚNICA EN LAS GRANDES LIGAS

Un hombre único en el beisbol de las Ligas Mayores

El Jonronero

Publicado

en

Por Mike Lupica/MLB.com

Como parte del repaso que le estamos dando a distintos juegos clásicos mientras esperamos que el béisbol regrese, MLB Network transmitió el juego sin hit ni carrera de Jim Abbott el martes, y MLB.com lo hizo lo propio el jueves. El no-hitter fue el 4 de septiembre de 1993, contra los Indios y con Abbott lanzando por los Yankees en el viejo Yankee Stadium. Han sido sólo 10 los lanzadores de los Yankees que han tirado un no-no. Lo que hace a Abbott, un zurdo, tan especial es que logró la hazaña a pesar de haber nacido sin la mano derecha. Es por eso que sigue siendo una de las figuras más notables en la historia del béisbol. Hemos estado recordando muchas cosas mucho últimamente. Y la carrera de Jim Abbott merece ser recordada.

Pete Gray jugó una temporada en las Grandes Ligas con los Carmelitas de San Luis, a pesar de que nació sin el brazo derecho. Monty Stratton, quien había tenido un promisorio inicio de carrera en las Mayores con los Medias Blancas en los años 30, regresó en los 40 después de perder una pierna en un accidente de casa y lanzó por casi otra década.

Abbott, nacido en Flint, Michigan, lanzó por 10 temporadas en las Mayores, tiró aquel juego sin hit ni carrera y terminó tercero en la votación al Premio Cy Young de la Liga Americana con los Angelinos en 1991 antes de llegar a Nueva York. Lanzó en la final de los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988, cuando el béisbol era un deporte de exhibición, y ayudó a los Estados Unidos a ganar la medalla de oro. Abbott fue el primer jugador en ganar el Premio Sullivan como mejor atleta amateur en los Estados Unidos. Y si la campaña de 1994 no hubiese sido suspendida en agosto por una disputa laboral, quizás hubiese lanzado con los Yankees en la Serie Mundial de ese año.

Y hay más. Abbott bateó .427 un año en el equipo de la preparatoria Flint Central, con siete jonrones. Su brazo derecho terminaba en la muñeca. Lo colocaba al final de su bate y con su gran mano izquierda apretaba el madero. Abbott también era el mariscal de campo del equipo de fútbol americano de su escuela.

Escribí por primera vez sobre él cuando tenía 18 años, a punto de irse a estudiar en la Universidad de Michigan. Fui hasta Michigan para conocerlo a él y a sus padres, pues había sabido de este muchacho de 6 pies y 4 pulgadas que, en todos los sentidos, estaba tratando de comerse al mundo con una mano. Una de las cosas que le pregunté fue qué no podía hacer. Hizo una mueca.

“No puedo meter el condenado botón de la manga izquierda”, contestó Abbott.

Los Azulejos seleccionaron a Abbott en la 36ta ronda del draft de MLB de 1985, pero el joven no firmó y en vez de eso pasó los siguientes tres años en la Universidad de Michigan, ganado dos campeonatos de la conferencia “Big Ten”. Abbott fue la octava selección general del draft de 1988, elegido por los Angelinos. Fue cambiado a los Yankees en 1992, firmó como agente libre con los Medias Blancas en 1995 y luego fue canjeado de vuelta a los Angelinos en julio de ese año. En 1996 volvió a firmar con los Angelinos, pero fue dejado libre por el equipo un día antes del Día Inaugural de 1997. En 1998, dejó récord de 5-0 con los Medias Blancas y terminó su carrera participando en 20 juegos (15 aperturas) con los Cerveceros en 1999.

Abbott colgó los ganchos con un récord de por vida de 87-108, que un incluyó una desastrosa temporada con foja de 2-18 con unos pésimos Angelinos en 1996.

Y a lo largo de todo ese camino, Abbott siempre fue algo especial en el terreno de juego. El tocón del brazo derecho lo ponía en la malla del guante. Lanzaba la bola y entonces se cambiaba el guante a la mano izquierda para estar listo a la defensa. Si era un rodado, apretaba el guante entre la axila y el brazo derecho, agarraba la bola y sacaba el out. Lo hacía tan rápido, tan natural, que parecía magia. O un juego de manos.

“Un juego, cuando estaba lanzando en 9no grado”, me dijo el día que fui a visitarlo, una semana antes de que se fuera a la universidad, “el otro equipo tocó la bola nueve veces seguidas. Todos hacía mí. Saqué a los últimos siete. Ahí se acabó eso”.

Esto también me lo dijo Abbott aquel día:

“Escucho muchas cosas sobre lo inspirador que soy. Pero no me veo como alguien inspirador. Si eres rico o pobre o tienes una mano o lo que sea, tu propia niñez te parece natural, porque es la única que conoces”.

Esto es lo que Don Mattingly, quien cubrió la primera base para los Yankees el día de aquel no-hitter, le diría después a Tom Verducci de _Sports Illustrated_:

“Tenía la piel de gallina en los brazos, y los pelos en la parte trasera del cuello era como que se estaban levantando. Quizás eso me podía haber pasado con alguien más. Quizás hubiese sentido lo mismo. Pero pienso que porque era Jim el que estaba allí, había algo extra”.

Abbott diría una semana después que estaba impresionado con la reacción de la gente, porque todavía estaban “como locos”. Pero él nunca pensó que estaba haciendo algo loco lanzando como lo hacía. En el deporte, usamos todo el tiempo la palabra héroe. Abbott realmente fue uno. Vayan y revisen otra vez la carrera de Jim Abbott, el serpentinero que tenía una sola mano. Y vean si pueden creer lo que sus ojos están viendo.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Grandes Ligas

URIAS EN PLAN GRANDE; DODGERS A SERIE MUNDIAL

El Jonronero

Publicado

en

LASMAYORES.COM

ARLINGTON, Texas, EE.UU. — Los Dodgers de Los Ángeles empezaron a celebrar cuando Cody Bellinger envió la pelota hacia lo más profundo de la noche en Texas. Bellinger lanzó el bate a un lado y trotó hacia la línea de primera base.

Bellinger rompió un empate con un jonrón solitario en el séptimo inning y los Dodgers avanzaron al Clásico de Otoño por tercera ocasión en cuatro años, tras derrotar 4-3 el domingo a los Bravos de Atlanta en el séptimo juego de la serie por el campeonato de la Liga Nacional.

Bellinger conectó un inning después de que Kiké Hernández se convirtiera en el primer bateador emergente con un cuadrangular que igualara o rompiera un empate en un juego que decidiera la serie. Su jonrón empató la pizarra a 3 y, como el de Bellinger, llegó en el octavo lanzamiento del turno de bateo.

“En defensa, pitcheo, juegos, planificación, todo… Hemos peleado todo el camino en esta serie”, dijo el campocorto Corey Seager, nombrado Jugador Más Valioso de la serie tras conectar un récord de cinco vuelacercas. “Estamos encantados de haber ganado”.

Los Dodgers disputarán el martes el primer juego de la Serie Mundial contra los Rays de Tampa Bay, campeones de la Liga Americana.

Mookie Betts, que está en su primer año de un contrato de 12 con los Dodgers, hizo otra jugada increíble al privar a Freddie Freeman de un jonrón solitario en el quinto.

El mexicano Julio Urías (2-0), el quinto pitcher de los Dodgers, retiró a los últimos nueve bateadores para llevarse su cuarta victoria en cuatro apariciones de la postemporada. El derecho de 24 años, que ya está en su cuarta postemporada, tiene un promedio de efectividad de 0.75 en estos playoffs.

Por los Bravos, el venezolano Ronald Acuña Jr. de 3-0 con una anotada. Los dominicanos Marcell Ozuna de 4-1 con una impulsada; Cristian Pache de 2-0. El curazoleño Ozzie Albies de 2-0 con una anotada. El panameño Johan Camargo de 1-0.

Por los Dodgers, el puertorriqueño Kiké Hernández de 2-1 con una anotada y una impulsada.

MIRA EL VIDEO CON MÁS DETALLES

Continuar leyendo

Grandes Ligas

AROZARENA HACE HISTORIA Y SE LLEVA EL MVP

El Jonronero

Publicado

en

MLB.com

SAN DIEGO – Randy Arozarena, la gran revelación de la postemporada 2020, tiene ahora un premio que refleja su proeza en este mes.

El jardinero izquierdo de los Rays fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato de la Liga Americana el sábado, tras batear .321 con cuatro jonrones y OPS de 1.152 en los siete partidos contra los Astros. El toletero cubano dio un cuadrangular de dos carreras en la primera entrada del Juego 7 el sábado, poniendo el tono en el triunfo por 4-2 de Tampa Bay sobre Houston.

Arozarena rompe marca de jonrones para novatos

De paso, Arozarena hizo historia al ser el primer novato que no sea lanzador en ser JMV de una Serie de Campeonato o Serie Mundial.

Continuar leyendo

Grandes Ligas

DODGERS OBLIGA A UN SÉPTIMO JUEGO

El Jonronero

Publicado

en

ARLINGTON, Texas, EE.UU. — Otro estupendo swing de Corey Seager. La serenidad de Walker Buehler. El resurgimiento de Kenley Jansen. Los Dodgers consiguieron lo que necesitaban… una vez más.

Seager bateó un nuevo jonrón, Buehler resolvió seis innings en blanco y Los Ángeles forzó a un séptimo juego en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, al imponerse el sábado 3-1 sobre los Bravos de Atlanta.

“Hicimos lo que teníamos para obligar a un séptimo juego”, destacó Justin Turner.

Sin duda lo hicieron.

Los Dodgers evitaron la eliminación por segunda vez en menos de 24 horas. Ahora, disputarán un encuentro decisivo, en busca de lo que sería su tercer boleto de Serie Mundial en cuatro años.

La última vez que Los Ángeles conquistó el Clásico de Otoño fue en 1988.

“Todavía trato de recuperarme de esto, pero ya pienso en el séptimo juego”, dijo el manager de Los Ángeles, Dave Roberts. “Uno siempre sueña con algo así”.

En el Clásico de Otoño esperan ya rival los Rays de Tampa Bay, que más tarde vencieron a los Astros de Houston en el séptimo y decisivo encuentro.

Max Fried sufrió su primera derrota del año por Atlanta, que trataba de festejar el cumpleaños número 65 de su manager Brian Snitker con una victoria que colocara al club en la Serie Mundial por primera vez desde 1999.

El joven zurdo laboró hasta la séptima entrada sin aceptar otra carrera después de las tres que consiguieron los Dodgers en el primer acto.

Este domingo se llevará a cabo el séptimo duelo. El derecho Tony Gonsolin abriría por los Dodgers, enfrentando a Ian Anderson, derecho novato de 22 años, quien ha lanzado 15 innings y dos tercios sin aceptar anotación durante tres aperturas de playoffs.

“Hay que disparar. Saldremos a buscar que la pelota vuele. Un séptimo juego es totalmente distinto”, dijo Snitker. “Hay que tratarlo como tal”.

Turner conectó también un jonrón por los Dodgers, campeones de la División Oeste de la Liga Nacional, mientras que Jansen resolvió el noveno inning apenas en seis pitcheos y se acreditó su 18vo salvamento de por vida en la postemporada.

Fue apenas la primera oportunidad de rescate de Jansen en cinco apariciones desde que fungió como taponero en el primer triunfo de los Dodgers durante estos playoffs, dentro de la ronda de comodines. El viernes, en la victoria por 7-3, ponchó a sus tres rivales mediante 12 lanzamientos.

Fried toleró sólo dos vuelacercas en sus 11 aperturas y ostentó una foja de 7-0 durante la temporada regular. Sin embargo, los Dodgers le desaparecieron dos pelotas detrás de la cerca en tres pitcheos.

Seager disparó un jonrón monumental por todo el jardín derecho, ante una curva de 73 mph. Turner encontró un sinker a 93 mph y catapultó la esférica a 418 pies del plato, por todo el bosque central.

Max Muncy gestionó un boleto y anotó tras sencillos consecutivos de Will Smith y Cody Bellinger.

Seager, quien había bateado un par de cuadrangulares el viernes, en el cuarto juego, posee ahora los récords de la Serie de Campeonato de la Nacional, con cinco vuelacercas y 11 remolcadas. Y todavía le falta un encuentro por disputar.

Sus seis palos de cuatro esquinas constituyen ya una marca de los Dodgers en postemporada.

Por los Bravos, el venezolano Ronald Acuña Jr. de 4-1 con una empujada. Los dominicanos Marcell Ozuna de 4-0, Cristian Pache de 3-0. El venezolano Pablo Sandoval de 1-0.

Por los Dodgers, el puertorriqueño Kiké Hernández de 4-0.

Continuar leyendo

Tendencia

Copyright © 2020 El Jonronero. Todos los derechos reservados, sitio por trost.mx.