Síguenos en

Grandes Ligas

JIM ABBOTT, UNA FIGURA ÚNICA EN LAS GRANDES LIGAS

Un hombre único en el beisbol de las Ligas Mayores

El Jonronero

Publicado

en

Por Mike Lupica/MLB.com

Como parte del repaso que le estamos dando a distintos juegos clásicos mientras esperamos que el béisbol regrese, MLB Network transmitió el juego sin hit ni carrera de Jim Abbott el martes, y MLB.com lo hizo lo propio el jueves. El no-hitter fue el 4 de septiembre de 1993, contra los Indios y con Abbott lanzando por los Yankees en el viejo Yankee Stadium. Han sido sólo 10 los lanzadores de los Yankees que han tirado un no-no. Lo que hace a Abbott, un zurdo, tan especial es que logró la hazaña a pesar de haber nacido sin la mano derecha. Es por eso que sigue siendo una de las figuras más notables en la historia del béisbol. Hemos estado recordando muchas cosas mucho últimamente. Y la carrera de Jim Abbott merece ser recordada.

Pete Gray jugó una temporada en las Grandes Ligas con los Carmelitas de San Luis, a pesar de que nació sin el brazo derecho. Monty Stratton, quien había tenido un promisorio inicio de carrera en las Mayores con los Medias Blancas en los años 30, regresó en los 40 después de perder una pierna en un accidente de casa y lanzó por casi otra década.

Abbott, nacido en Flint, Michigan, lanzó por 10 temporadas en las Mayores, tiró aquel juego sin hit ni carrera y terminó tercero en la votación al Premio Cy Young de la Liga Americana con los Angelinos en 1991 antes de llegar a Nueva York. Lanzó en la final de los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988, cuando el béisbol era un deporte de exhibición, y ayudó a los Estados Unidos a ganar la medalla de oro. Abbott fue el primer jugador en ganar el Premio Sullivan como mejor atleta amateur en los Estados Unidos. Y si la campaña de 1994 no hubiese sido suspendida en agosto por una disputa laboral, quizás hubiese lanzado con los Yankees en la Serie Mundial de ese año.

Y hay más. Abbott bateó .427 un año en el equipo de la preparatoria Flint Central, con siete jonrones. Su brazo derecho terminaba en la muñeca. Lo colocaba al final de su bate y con su gran mano izquierda apretaba el madero. Abbott también era el mariscal de campo del equipo de fútbol americano de su escuela.

Escribí por primera vez sobre él cuando tenía 18 años, a punto de irse a estudiar en la Universidad de Michigan. Fui hasta Michigan para conocerlo a él y a sus padres, pues había sabido de este muchacho de 6 pies y 4 pulgadas que, en todos los sentidos, estaba tratando de comerse al mundo con una mano. Una de las cosas que le pregunté fue qué no podía hacer. Hizo una mueca.

“No puedo meter el condenado botón de la manga izquierda”, contestó Abbott.

Los Azulejos seleccionaron a Abbott en la 36ta ronda del draft de MLB de 1985, pero el joven no firmó y en vez de eso pasó los siguientes tres años en la Universidad de Michigan, ganado dos campeonatos de la conferencia “Big Ten”. Abbott fue la octava selección general del draft de 1988, elegido por los Angelinos. Fue cambiado a los Yankees en 1992, firmó como agente libre con los Medias Blancas en 1995 y luego fue canjeado de vuelta a los Angelinos en julio de ese año. En 1996 volvió a firmar con los Angelinos, pero fue dejado libre por el equipo un día antes del Día Inaugural de 1997. En 1998, dejó récord de 5-0 con los Medias Blancas y terminó su carrera participando en 20 juegos (15 aperturas) con los Cerveceros en 1999.

Abbott colgó los ganchos con un récord de por vida de 87-108, que un incluyó una desastrosa temporada con foja de 2-18 con unos pésimos Angelinos en 1996.

Y a lo largo de todo ese camino, Abbott siempre fue algo especial en el terreno de juego. El tocón del brazo derecho lo ponía en la malla del guante. Lanzaba la bola y entonces se cambiaba el guante a la mano izquierda para estar listo a la defensa. Si era un rodado, apretaba el guante entre la axila y el brazo derecho, agarraba la bola y sacaba el out. Lo hacía tan rápido, tan natural, que parecía magia. O un juego de manos.

“Un juego, cuando estaba lanzando en 9no grado”, me dijo el día que fui a visitarlo, una semana antes de que se fuera a la universidad, “el otro equipo tocó la bola nueve veces seguidas. Todos hacía mí. Saqué a los últimos siete. Ahí se acabó eso”.

Esto también me lo dijo Abbott aquel día:

“Escucho muchas cosas sobre lo inspirador que soy. Pero no me veo como alguien inspirador. Si eres rico o pobre o tienes una mano o lo que sea, tu propia niñez te parece natural, porque es la única que conoces”.

Esto es lo que Don Mattingly, quien cubrió la primera base para los Yankees el día de aquel no-hitter, le diría después a Tom Verducci de _Sports Illustrated_:

“Tenía la piel de gallina en los brazos, y los pelos en la parte trasera del cuello era como que se estaban levantando. Quizás eso me podía haber pasado con alguien más. Quizás hubiese sentido lo mismo. Pero pienso que porque era Jim el que estaba allí, había algo extra”.

Abbott diría una semana después que estaba impresionado con la reacción de la gente, porque todavía estaban “como locos”. Pero él nunca pensó que estaba haciendo algo loco lanzando como lo hacía. En el deporte, usamos todo el tiempo la palabra héroe. Abbott realmente fue uno. Vayan y revisen otra vez la carrera de Jim Abbott, el serpentinero que tenía una sola mano. Y vean si pueden creer lo que sus ojos están viendo.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Grandes Ligas

¿HAY MANEJO DE INTERESES EN LOS VOTANTES A LOS PREMIOS EN MLB?…URÍAS QUEDA HASTA TERCERO EN VOTACIONES!!!

Tito Escobar

Publicado

en

Si bien estarìa muy disputado el premio Cy Young de la Liga Nacional, el hecho que el mexicano Julio Urìas haya sido enviado hasta el tercer puesto siendo campeón de efectividad del circuito y pilar en la rotación del mejor equipo de las Grandes Ligas en el 2022, deja muchas cosas que pensar al aficionado.

Desafortunadamente, no hubo eco entre los votantes para la enorme campaña del oriundo de Culiacàn, Sinaloa y si bien Sandy Alcántara con todo merecimiento, como Julio o Max Fried también lo tenia, no merecía Julio ser enviado hasta el tercer puesto.

Entre las redes sociales y los fanáticos se lee que ya urge una categorizaciòn numérica que permita al aficionado poder hacerse de un juicio real de como las estadísticas son tomadas en cuenta por los que votan para evitar confusiones de este tipo.

Es decir, enumerar de mayor a menor numero de importancia de la efectividad, el WHIP, WAR, ponches, ganados y perdidos, promedio de bateo en contra, entradas lanzadas, juegos completos y en fin ese paraíso de estadísticas que ellos toman como referencia para emitir su voto. Se debe dar a conocer cuales son los parámetros y el orden de importancia, eso daría transparencia en votaciones cerradas.

La cosa quedò así: Alcántara recibió 30 votos de primer lugar, es la 15ma ocasión que la Liga Nacional ha tenido un ganador unánime. Max Fried de Atlanta fue segundo con 72 unidades, incluyendo 10 votos de segundo lugar. El zurdo mexicano de los Dodgers de Los Ángeles Julio Urías fue tercero con 66 puntos y siete votos de segundo lugar.

Usted amigo lector tiene la mejor opinión.

Continuar leyendo

Grandes Ligas

SERÀ PARA MEJOR OCASIÒN…NO HAY CY YOUNG PARA JULIO URÌAS.

El Jonronero

Publicado

en

El derecho dominicano de los Marlins, Sandy Alcántara, fue seleccionado el miércoles como el ganador del Premio Cy Young de la Liga Nacional tras una espectacular temporada sobre la lomita de Miami.

Alcántara, de 27 años, lideró las Mayores con 228.2 innings de labor y seis juegos completos – la mayor cantidad en el béisbol en los últimos seis años. El diestro, quien fue convocado este año a su segundo Juego de Estrellas, abrió 32 partidos (líder en Grandes Ligas) y tuvo efectividad de 2.28, ponchó a 297 rivales y concretó 24 salidas de calidad, terminando con marca de 14-9.

Entre los finalistas al premio, Alcántara fue quien registró el mayor WAR, tanto de FanGraphs como Baseball-Reference.

Alcántara se une a Bartolo Colón y a Pedro Martínez (tres veces) como los únicos dominicanos en ganar el Cy Young en la historia.

El sinaloense Julio Urìas fue finalista para este premio en una campaña espectacular pero que los que votan, no quisieron reconocer.

MLB no ha dado a conocer la votaciòn al momento por lo cual se ignora en que lugar quedo Urìas o cuantos votos recibiò.

Continuar leyendo

Grandes Ligas

COMO ENTENDER LOS PREMIOS CY YOUNG DEL 2022…JULIO URIAS TIENE OPORTUNIDAD?

El Jonronero

Publicado

en

¿Acaso hay claros favoritos entre los candidatos al Premio Cy Young de este año?

En la Liga Americana, un futuro miembro del Salón de la Fama regresó después de perderse toda la campaña del 2021 y aumentó su legado.

En la Liga Nacional, un as en pleno desarrollo tuvo una temporada que nos hizo recordar a los caballos de batalla de antaño.

Sin embargo, no los coronemos todavía. Existen otros cuatro lanzadores que dieron la cara cuando sus equipos más los necesitaron y que estuvieron básicamente intransitables por períodos prolongados. Ellos también merecen estar en esta lista.

Aquí, los dejamos con el argumento a favor de cada uno de los seis nominados a los Premios Cy Young. Los ganadores serán anunciados hoy a las 6 p.m. ET en MLB Network.

 

Julio César Urías, LZ, Dodgers

Para algunos, zurdo el mexicano pasó desapercibido pese a su gran campaña. No fue convocado al Juego de Estrellas este año, y ganar el título de efectividad en el Viejo Circuito no genera el mismo respeto de antes, aunque es un logró muy difícil de conseguir.

Después de la pausa del Clásico de Media Temporada, Urías– quien por supuesto estuvo decepcionado por no recibir un llamado a dicho evento–respondió siendo el mejor lanzador en la Nacional, con marca de 11-2 y promedio de carreras limpias de 1.26. En sus últimas 14 aperturas, el sinaloense permitió dos rayas o menos en cada una de ellas.

El impacto de Urías también se sintió en una rotación abridora que se vio plagada de lesiones. En un momento, los Dodgers vieron a Tony Gonsolin, Walker Buehler y Clayton Kershaw — tres brazos que han participado en el Juego de Estrellas — pasar a la lista de lesionados. El club de Los Ángeles desesperadamente necesitaba a alguien que diera la cara como as, y Urías levantó la mano. — Juan Toribio

 

Sandy Alcántara, LD, Marlins

¿Por dónde empezamos?

La campaña del 2022 del dominicano fue una anomalía del béisbol actual. Sus 228.2 episodios y seis juegos completos fueron la mayor cantidad en seis años en Grandes Ligas. Tres de dichos partidos completos fueron contra clubes que clasificaron para la postemporada. Alcántara, quien fue convocado al Juego de Estrellas, lanzó 8.0 episodios o más en 14 de sus 32 aperturas, la mayor cantidad en las Mayores desde el 2014. Alcántara es un unicornio, un verdadero caballo de batalla que sale decidido a lanzar toda la ruta cada vez que se sube a la lomita.

El derecho de 27 años registró el mayor WAR — tanto de FanGraphs como Baseball-Reference — entre los finalistas. Su efectividad (2.28), ponches (207) y salidas de calidad (24) estuvieron entre los primeros cinco en el Viejo Circuito. El repertorio de Alcántara generó contacto débil, como lo demostraron sus 14.20 pitcheos por capítulo (el mejor promedio en MLB) y el quisqueyano logró convertirse en el primer serpentinero en la historia de la franquicia en registrar temporadas consecutivas con 200 ponches y su tasa de swings a pitcheos fuera de la zona (34.6%) estuvo en el 94to percentil. El quisqueyano también puede llegar a las 100 millas por hora en la novena entrada o atacar con su cambio, que encabezó las Mayores con un valor de -25 carreras.

Si estos motivos no son suficientes, ¿por qué no escuchamos la opinión de Corbin Burnes, el Cy Young de la Nacional del 2021? “Para mí, él es el Cy Young este año. Lo que ha hecho en cuanto a lanzar gran parte de los partidos se refiere, en cada apertura, tampoco se les sale de las manos los juegos. Sale y le da a su equipo siete, ocho o nueve innings; eso les da una oportunidad de ganar”. — Christina de Nicola

Max Fried, LZ, Bravos

Fried fue uno de los principales motivos por los que Atlanta llegó a las 100 victorias por primera vez desde el 2003 y conquistó el título de la División Este de la Liga Nacional por quinto año consecutivo. El zurdo ocupó el tercer lugar en el Viejo Circuito en efectividad (2.48), EFE+ (164) y FIP (2.70).

Esta marcó la segunda campaña consecutiva en que los Bravos se favorecieron por el hecho de que Fried tomara más fuerza con el transcurso de la temporada. El veterano registró promedio de carreras limpias de 2.15 en sus últimas 17 aperturas del año. El único lanzador de la Liga Nacional en conseguir una efectividad durante ese trecho, que comenzó desde el 20 de junio, fue el mexicano Julio César Urías (1.89).

Fried dio la cara durante algunos de los encuentros más importantes que los Bravos disputaron en los últimos dos meses de la temporada. Permitió dos carreras o menos en cada una de las cinco presentaciones en total que realizó contra los Mets y Filis durante los últimos dos meses de la campaña. Fijó el ritmo en la importante barrida propinada a Nueva York en las últimas semanas de la temporada. Permitió apenas una carrera en cinco entradas pese a sufrir de un malestar en el primer choque de dicha serie. — Mark Bowman

 

LIGA AMERICANA

Justin Verlander, LD, Astros

Verlander tuvo foja de 18-4 y efectividad de 1.75 en 28 aperturas por los campeones de la Serie Mundial, siendo líder en triunfos, promedio de carreras limpias, WHIP (0.83), OPS en contra (.497), promedio de bateo en contra (.186) y hits por cada nueve entradas (5.97) en la Liga Americana. Su EFE de 1.75 fue la mejor para un lanzador del Joven Circuito desde el la del dominicano Pedro Martínez (1.74) en el 2000.

Viniendo de una operación Tommy John y tras perderse toda la temporada del 2021 (y hacer una sola salida en el 2020), Verlander tuvo tres aperturas en las que no permitió un solo imparable, convirtiéndose en el primer pitcher en la historia en acumular tres aperturas de por lo menos 5.0 entradas sin permitir hits en una sola campaña. El veterano no cedió jonrones en sus últimas 10 salidas, en las que cubrió 58.2 episodios. El dos veces ganador del Premio Cy Young de la Liga Americana tuvo la tasa más baja de cuadrangulares permitidos por cada nueve innings (0.62) de parte de un lanzador derecho en la Liga Americana. Lanzó por lo menos 5.0 actos y no concedió carreras en 10 de sus 28 aperturas (35.7%).

Los Astros tuvieron foja de 20-8 en los juegos iniciados por Verlander, quien fue un auténtico tapón en los partidos después de una derrota de los Astros. En 12 aperturas después de una derrota del equipo, el derecho tuvo foja de 9-0 y EFE de 1.11 con 13 bases por bolas y 84 ponches en 73 entradas. — Brian McTaggart

 

Dylan Cease, LD, Medias Blancas

Justin Verlander, comprensiblemente, está recibiendo una gran cantidad de apoyo para llevarse su tercer Premio Cy Young de la Liga Americana, pero Cease tiene los méritos necesarios para ganar el codiciado trofeo en su primera presentación en la boleta del 2022. El derecho finalizó la campaña lanzando como todo un as, con récord de 10-6 y efectividad de 1.51 (23 carreras limpias en 137.1 entradas), un promedio en contra de .173 y 156 ponches en sus últimas 22 aperturas.

Cease permitió una carrera limpia o menos 23 veces en 2022, empatado con Wilbur Wood (1972) por la mayor cantidad en la historia del club en una campaña. Las 23 aperturas son la mayor cifra por parte de un abridor de Grandes Ligas (sin ser un “opener”) desde Blake Snell en 2018 (también con 23). Los únicos abridores (sin ser openers) en la historia de las L.A./L.N. con más juegos de una carrera limpia o menos son los Salón de la Fama Sandy Koufax (25 en 1963; 24 en 1966) y Bob Gibson (24 en 1968).

El derecho estableció un récord en las L.A./L.N. con 14 aperturas consecutivas permitiendo una carrera limpia o menos del 29 de mayo al 11 de agosto, cediendo seis anotaciones merecidas en 82 episodios durante ese trecho. Hubo nueve aperturas separadas en las que Cease permitió dos hits o menos, incluido el diestro quedando a un out de completar un no-hitter en casa en contra de los Mellizos el 3 de septiembre, antes de que el venezolano Luis Arráez conectara un sencillo con dos outs en el noveno.

Su promedio de efectividad de 2.20 fue el segundo mejor en la Liga Americana detrás del de Verlander, al igual que su promedio en contra de .190 (.186 para Verlander). Los 227 ponches de Cease lo colocaron de segundo detrás de los 257 de Gerrit Cole, mientras que su slider fue clasificado como el pitcheo más valioso de las Mayores con un valor de -36 carreras, según Statcast, superando el slider de Shohei Ohtani con -28. La oposición apenas bateó .128 ante el slider de Cease, quien tuvo porcentaje de slugging en contra de .209, también segun Statcast. — Scott Merkin

 

Alek Manoah, LD, Azulejos

Manoah la tiene difícil en contra de Verlander aquí, pero la estrella de 24 años de edad representa una combinación de calidad y cantidad que es cada vez más rara entre los lanzadores abridores. Lo que llama la atención del prominente derecho es su promedio de efectividad de 2.24, pero lograrlo en 196.2 innings lo hace aún más impresionante mientras exhibe cada vez más sus dotes de caballo de batalla. Siempre que Manoah subía a la loma, los Azulejos podían exhalar y esperar siete entradas.

Y es que Manoah ha subido como la espuma desde que se convirtió en profesional. Inclusive como uno de los prospectos más cotizados de la organización previo al 2021, el derecho ha superado todas las expectativas y su desarrollo ha sido más rápido de lo esperado. En su temporada de novato en el 2021 impresionó con promedio de carreras limpias de 3.22, y una repetición de eso habría sido considerada un éxito. Pero Manoah dio un paso más hacia adelante, convirtiéndose en un favorito de la fanaticada con su estrepitosa personalidad dentro del terreno que hacía cada una de sus salidas imperdibles. Esa mentalidad es también lo que hace a Manoah especial en la loma, ya que suele crecerse después de que alguien se le embasa.

También es difícil sobreestimar el valor de Manoah en su propio equipo esta campaña pasada. Los Azulejos perdieron al zurdo Hyun Jin Ryu por una cirugía Tommy John, el puertorriqueño José Berríos tuvo un mal año, Yusei Kikuchi perdió su lugar en la rotación y el equipo no tuvo la profundidad suficiente para dar la cara. Un mal segundo año de Manoah habría hundido a esta rotación, pero en cambio, el corpulento serpentinero sacó la casta junto a Kevin Gausman como el co-as. Si Manoah no se lleva el premio este año, seguramente tendrá muchas oportunidades de ganarlo en el futuro. — Keegan Matheson

 

Continuar leyendo

Tendencia

Copyright © 2020 El Jonronero. Todos los derechos reservados, sitio por trost.mx.